lunes, 31 de octubre de 2011

domingo, 30 de octubre de 2011

Quien me diera alas



Y dije: "¡Quien me diera alas 
como de paloma!
Volaría yo y descansaría.
Ciertamente huiría lejos;
moraría en el desierto.
Me apresuraría a escapar
del viento borrascoso,
de la tempestad"
Salmo 55:6-8

En este verso David muestra el temor que hay en su corazón. Un sentimiento que nace de la amenaza externa, de la que él quiere huir; convertirse en paloma. Recordemos que para el pueblo de Israel la paloma es muy conocida. Una paloma asustada huirá;  rápidamente emprenderá el vuelo y su capacidad de elevarse a las alturas le permitirá sobrepasar cualquier obstáculo.

El proceso de descansar en Dios de nuestros temores, comienza cuando somos capaces de expresarlos honestamente en oración. Sólo entonces Él transformará este sentimiento que nos hace desear huir, en certeza, en descanso, en esperanza y confianza plena;
esto es paz duradera.
Dios lo ha hecho en el pasado y hoy sigue actuando del mismo modo.

David termina este Salmo diciendo: "Pero yo en Tí confiaré"


"Oh, that I had wings like a dove! For then would I fly away, and be at rest"
Lord Frederic Leighton

sábado, 29 de octubre de 2011

Canto de Victoria



Me diste asimismo
 el escudo de tu salvación;
Tu diestra me sustentó
y tu benignidad
me ha engrandecido
Salmo 18:35


Este es un Salmo de David que es realmente un canto de victoria; un triunfo real obtenido con la ayuda divina. Así lo reconoce David, y con gratitud elabora también un canto de amor. Siente que sólo Dios pudo proteger su vida, por eso al inicio del Salmo dice: Te amo, Jehová, fortaleza mía, roca mía y castillo mio, mi libertador...
Una sola metáfora no alcanza para expresar toda la gratitud a Dios.

"Somos tan poco, que si Dios se manifestara en su grandeza sin condescendencia, seríamos aplastados sin remisión; pero Dios, que se inclina para mirar los cielos y los ángeles, mira a los humildes y contritos y los engrandece" Charles Spurgeon

Corona
Lawrence Alma-Tadema

viernes, 28 de octubre de 2011

Misericordia y Verdad



Todas las sendas de Jehová
son misericordia y verdad
para los que guardan su pacto
y sus testimonios.
Salmo 25:10


Misericordia o amor incondicional y verdad o fidelidad. Son términos que se complementan mutuamente para resumir las características más esenciales de lo que Dios hace, en favor de los hombres y mujeres que confían en Dios, o que han entrado en "pacto" con Él.

Misericordia y verdad. Atributos de Dios nuestro Padre, que nos permiten vivir cada día confiadamente.

Leyendo un libro
Rudolf Ernst

jueves, 27 de octubre de 2011

Como el Águila




Bendice alma mía, a Jehová ,
y no olvides ninguno
de sus beneficios.
El es quien perdona
todas tus maldades,
el que sana todas tus dolencias,
el que rescata del hoyo tu vida,
el que te corona de favores
y misericordias,
el que sacia de bien tu boca
de modo que te rejuvenezcas
como el águila.
Salmo 103:2 - 5


Aqui hay al menos seis verbos que en realidad son  seis bendiciones, regalos de amor, que Dios da a todos sus hijos.
Él es quien perdona, sana, rescata, corona, sacia y rejuvenece.
Me detendré en la última bendición: rejuvenece. No porque la considere más importante, sino porque creo que es consecuencia de todas las otras.
Cuando Dios perdona trae también sanidad del alma, salud espiritual; somos rescatados desde lo más profundo del pozo de nuestros errores, de nuestra soledad y de la amargura. Luego, Dios nos devuelve nuestra dignidad como personas y nos "corona" como Hijos de Dios, a partir de ese momento se ocupa de alimentarnos; pero no sólo nos nutre, además nos satisface, nos sacia de bien.


Todo este proceso da paso a un "rejuvenecer" del alma. El salmista compara este proceso con el águila, que por su larga vida, por su fuerza, en vuelo inalcanzable, ha llegado a ser símbolo de la perpetua juventud.

¡Bendice alma mía, a Jehová ,
y no olvides ninguno
de sus beneficios!



foto Águila Dorada
desconozco el autor

miércoles, 26 de octubre de 2011

Su Bondad



...hace justicia a los agraviados,
...da pan a los hambrientos.
Jehová liberta a los cautivos
Jehová abre los ojos a los ciegos
Jehová ama a los justos.
Jehová guarda a los extranjeros;
al huérfano y a la viuda sostiene,
y el camino de los impíos
trastorna.
Salmo 146:7, 8, 9

Con esta enumeración de las bondades de Dios, el salmista compone su alabanza y nos acerca al misterio del amor de Dios. Un amor que más que estar al servicio del hombre, para concederle sus deseos y "trabajando" a su favor, actúa en coherencia con la esencia de Dios, compadeciéndose de su propia creación y en particular de sus hijos. 


Devotion by grandfather
Albert Anker

martes, 25 de octubre de 2011

Como un niño



Jehová, no se ha 
envanecido mi corazón
ni mis ojos se enaltecieron;
ni anduve en grandezas
ni en cosas demasiado sublimes
para mi.
En verdad me he comportado
y he acallado mi alma
como un niño destetado
de su madre.
¡Como un niño destetado
está mi alma!
Espera, Israel, en Jehová
desde ahora y para siempre
Salmo 131

El título de este Salmo es "Confiando en Dios como un niño"
La quietud del alma es un gran regalo de Dios en medio de nuestro mundo frenético. Trae orden a nuestros pensamientos dispersos y trae serenidad para enfrentar nuestras circunstancias.
El salmista descansa en Dios como un niño en brazos de su madre. 

Cuando dejamos de lado la auto-referencia, podemos esperar ser alimentados con la dulce leche de Dios que palpita vida verdadera.

Madre con su niño
Amedeo Modigliani

lunes, 24 de octubre de 2011

Haré memoria




Me acordaré de las obras de Jehová;
si, haré yo memoria
de tus maravillas antiguas.
Salmo 77:11

Cuando la fe comienza a debilitarse, la memoria es una fuente de alimento espiritual que  renueva la fe y la esperanza.

En este Salmo 77 encontramos al salmista al borde de la desesperanza. No sabemos cual es el problema específico, pero es tan intenso que le roba el sueño.

Me acordaré de las obras de Jehová. Es interesante que aquí, por un momento, olvida el tema del insomnio y se dedica a orar. Más aun, al hacer memoria de lo que Dios ha hecho en el pasado, el éxodo de Egipto, termina en alabanza y adoración a Jehová. Los pensamientos y la emoción cambian porque, si Dios en el pasado pudo liberar a su pueblo de problemas tan graves, sin duda controlará cualquier problema presente.

Orchard window
Daniel Garber

domingo, 23 de octubre de 2011

Mi llanto



Me he consumido
a fuerza de gemir;
todas las noches
inundo de llanto mi lecho,
riego mi cama con mis lágrimas.
Salmo 6:6

Ninguna emoción está excluida cuando el salmista se presenta frente a Dios; así queda en evidencia en este verso, en que parece que el dolor consume implacablemente el ánimo, las fuerzas, y la vida.


Me ha costado entender que Dios espera que, en nuestra relación directa con Él, podamos ser totalmente sinceros, sin "espiritualizar" nuestros dolores. Dios nos invita a traer nuestras emociones, aun las más "oscuras", como un acto de adoración.

Al concluir este mismo Salmo N· 6 notamos que el salmista es consolado y por eso dice (9):  Jehová ha oído mi ruego; ha recibido Jehová mi oración.

Es en medio de los conflictos cuando parece que mejor podemos entender y experimentar la cercanía y el Amor de Dios que siempre es mucho más de lo que esperamos o entendemos.

Crying  Woman
Joe McDermott

sábado, 22 de octubre de 2011

Delante de Ti, Señor



Señor, delante de Ti están
todos mis deseos
y mi suspiro no te es oculto
Salmo 38:9

¿Habrá algo que pueda quedar oculto para Dios?

Cuando el salmista dice delante de Ti están todos mis deseos, tal vez está disponiendo uno a uno sus deseos ante el altar sagrado. Pero hay deseos tan grandes que son verdaderas obsesiones y arrancan profundos suspiros; en ocasiones estas obsesiones se van convirtiendo en la razón de la existencia.
Someter con entera honestidad, todo lo que el alma anhela a la consideración de Dios, puede resultar muy duro. 

Sin embargo, como sucede a menudo en los Salmos, más adelante, llega la esperanza y la serena confianza en la soberanía de Dios. En este Salmo 38, en el verso 15 dice: Porque en Ti Jehová, he esperado, Tu responderás, Jehová, Dios mio.

Amantes
René Magritte

viernes, 21 de octubre de 2011

Los Humildes



Comerán los humildes
hasta quedar saciados;
alabarán a Jehová
los que lo buscan;
vivirá vuestro corazón
para siempre
Salmo 22:26

Es interesante lo que plantea este verso. En cierto sentido hay una escala de necesidades, un orden, que va señalando distintas esferas de la vida del ser humano.


Comerán los humildes. Todos sabemos que comer está en la base de las necesidades humanas; es una necesidad primaria.


Alabarán a Jehová los que lo buscan. Dar gracias y alabar a Dios es reconocer su soberanía. Por otra parte, la alabanza brota en forma espontánea del corazón humilde ante la inmensidad de Dios.


Vivirá vuestro corazón para siempre. ¿No es esto la eternidad, la trascendencia?

Ahora es cuando resuenan con mayor fuerza las palabras de Jesús: Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos (Evangelio según san Mateo)

Stairway to heaven
Jim Warren

jueves, 20 de octubre de 2011

Quién subirá?



¿Quién subirá al monte
de Jehová?
¿Y quién estará en su lugar santo?
Salmo 24:3



¿Quién subirá al monte de Jehová?. Si la pregunta la hace el salmista, hay una especie de comparación y discriminación, midiéndose y quizás autojustificándose; evaluando quien "merece" este privilegio. 
Cuando la pregunta la hace Dios, entonces hay una invitación abierta al encuentro gozoso, para quien esté dispuesto a subir al lugar santo. Ya sabemos que el Camino es a través de Jesucristo. Su amorosa compañía nos ayudará para ascender la cuesta espiritual y llevarnos al encuentro con el Padre.


Chaqueta de piel
Claudio Bravo

miércoles, 19 de octubre de 2011

Más Grande



Porque más grande que los cielos
es tu misericordia
y hasta los cielos tu fidelidad
Salmo 108:4

Este verso tiene la ternura de un niño que trata de dimensionar la estatura o el amor de su Padre. Ante Dios somos realmente frágiles seres dependientes de su misericordia.

Reconocer la grandeza de Dios, su soberanía y majestad es un acto de adoración a Dios, pero también trae descanso y alivio a la ansiedad que en ocasiones nos invade, especialmente en momentos de incertidumbre.

Saber, desde la experiencia, que realmente podemos confiar en la misericordia y el amoroso cuidado de Dios, es disfrutar de nuestra calidad y condición de "Hijos de Dios". 

Father and son

martes, 18 de octubre de 2011

Oración



Escucha, Jehová, mi oración
y está atento
a la voz de mis ruegos.
En el día de la angustia
te llamaré,
porque Tú me respondes.
Salmo 86:6,7


Cuando practicamos la oración, esto llega a ser un acto sencillo, una conversación en silencio. Pasa a ser la serena emoción de hablar con el Padre de Amor; quien siempre está atento y nos responde.


Mantener vivo el diálogo de la oración nos puede permitir vivir seguros y confiados en el cuidado amoroso de Dios.


El llamado desesperado, en el día de la angustia, quedará siempre en el futuro como una posibilidad: te llamaré, porque hoy Tú me respondes.

Pobreza
Isabel Guerra

lunes, 17 de octubre de 2011

Cuán Innumerables



¡Cuán innumerables son tus obras, Oh Jehová!
Hiciste todas ellas con sabiduría;
La tierra está llena de tus beneficios.
Salmo 104:24


Gran pedazo de césped
Alberto Durero

domingo, 16 de octubre de 2011

Esperanza



Y ahora, Señor, ¿qué esperaré?
Mi Esperanza está en Tí
Salmo 39:7

Este Salmo 39 es un lamento doloroso de David, ante la enfermedad y la pena. Se siente agobiado pensando incluso en la muerte. Pero ya en este verso comienza el alivio y un canto de esperanza y sumisión.

La frase"Y ahora, Señor, ¿qué esperaré?" es como expresar un reclamo: "ya me ha pasado de todo". Sin embargo el salmista parece recapacitar y dice en tono humilde: Señor, Mi Esperanza está en Tí


El Arco Iris
Konstantin Andreevich Somov

sábado, 15 de octubre de 2011

Descanso y alivio




Echa sobre Jehová tu carga
y Él te sostendrá;
Salmo 55:22

Este verso me recordó las palabras de Jesús en el Evangelio: "Venid a mi, todos los  que estáis cansados y cargados y yo os haré descansar". Una bendita promesa que nos inspira a confiar para recibir alivio. Jesús es el camino al Padre, donde encontramos el descanso más completo.
La bendición está, la promesa es verdadera; lo difícil es entregar la carga y confiar en la mano poderosa de Dios. 

Echa sobre Jehová tu carga
y Él te sostendrá



imagen: fuente
Este mismo verso en un post anterior

viernes, 14 de octubre de 2011

Habitar



Jehová, la habitación de tu Casa
he amado,
el lugar de la morada de tu gloria.
Salmo 26:8

Hay varios salmos que hablan de la "habitación": habitar en la Casa de Dios, habitar en su presencia, habitar al abrigo del Altísimo, y otras. 
Este Salmo 26 me hizo pensar en la diferencia que existe entre visitar a alguien en su casa y vivir o habitar esa casa.

Creo que Dios nos invita a vivir en su Casa, como hijos amados. Con todos los derechos y privilegios de un hijo, que son muy diferentes a los de una "visita".

Dios espera que podamos llegar a conocer su amor. Aquel que según el Apóstol Pablo dice que conoceremos, "ese amor que sobrepasa nuestro entendimiento"


The children breakfast
Albert Anker

jueves, 13 de octubre de 2011

miércoles, 12 de octubre de 2011

En Tu Mano



Mas yo en ti, Jehová, confío:
digo: "¡Tú eres mi Dios.
En tu mano están mis tiempos!"
Salmo 31: 14, 15

Violeta Parra cantaba: "todo lo cambia el momento, cual mago condescendiente"; significando los altibajos de la vida; la tormenta y la calma, la tristeza y la alegría, la salud y la enfermedad, en suma "mis tiempos".

En tu mano están mis tiempos. Que nuestros tiempos estén en manos de Dios significará no sólo que nuestra vida está a su disposición, sino que estará ordenada por su sabiduría.

Una y otra vez, cuando alguien cercano pierde la vida, vuelve la antigua reflexión: ¿qué es lo realmente importante en la vida?. Y la pregunta regresa quizás, porque en general, actuamos como si tuviésemos todo el tiempo del mundo a nuestra disposición.

La mano de Dios no se equivoca, por tanto, si mis tiempos están en sus manos, esos tiempos son los correctos.

¡Oh Dios! Yo en ti confío
¡en Tu mano están mis tiempos!

Reloj blando, primera explosión
Salvador Dalí

martes, 11 de octubre de 2011

Me conoces



Jehová, Tú me has
examinado y conocido
Tú has conocido mi sentarme
y mi levantarme
Has entendido desde lejos
mis pensamientos.
Salmo 139:1,2


Son of man
Rene Magritte

lunes, 10 de octubre de 2011

Más allá



Porque este Dios es Dios nuestro
eternamente y para siempre;
él nos guiará aun más allá
de la muerte
Salmo 48:14


Campo de amapolas en Argenteuil
Claude Monet

domingo, 9 de octubre de 2011

Jehová sostiene



Sostiene Jehová
a todos los que caen
y levanta a los oprimidos
Salmo 145:14

Este Salmo 145, en particular este verso me trae mucho alivio y esperanza. Me recuerda la bondad de Dios y el control que Dios tiene sobre el mundo. Bondad porque Él entiende mis errores y esperanza porque su mano poderosa me guarda de todo mal.
Este mismo salmo lo dice: "El señor está cerca de cuantos lo invocan, de cuantos lo invocan sinceramente" (18)

En otras palabras Dios a pesar de su grandeza y su santidad puede escucharme cuando lo llamo, cuando lo invoco; me consuela, me sostiene y me levanta.

¡Gracias Dios por tu amoroso cuidado!


Blue Angel
Marc Chagall

sábado, 8 de octubre de 2011

Bueno es esperar




Bueno es Jehová a los que en Él
esperan, al alma que lo busca.
Bueno es esperar en silencio
la salvación de Jehová
Lamentaciones 3:25,26

El libro de Lamentaciones contiene una colección de 5 poemas, que recogen el sentimiento y las emociones de su autor. En muchos pasajes nos recuerdan los cantos del Salterio; como la frase Bueno es esperar en silencio que parece tomada del Salmo 37

Sólo cuando hay silencio en el alma es posible escuchar la dulce voz de Dios trayendo paz, confianza y esperanza.

¡Enséñame a esperar en Ti, Dios mio!

The song
Childe Hassam

viernes, 7 de octubre de 2011

Bendito el hombre


¡Bendito el hombre
que confía en Jehová
cuya confianza está puesta
en Jehová!
porque será como el árbol
plantado junto a las aguas
que junto a la corriente
echará sus raíces.
No temerá cuando llegue el calor,
sino que su hoja estará verde.
En el año de sequía
no se inquietará
ni dejará de dar fruto.
Jeremías 17: 7, 8


Este hermoso texto es muy parecido al Salmo 1. Sólo viene a reafirmar la metáfora usada por el salmista.

El agua de vida sabemos que es Jesús, porque Él mismo lo dijo en el Evangelio según San Juan.  Por lo tanto podríamos decir: "Bendito el hombre que recibe y toma para si mismo el agua de vida; no cesará de dar fruto". En otras palabras, la bendición alcanzará a quienes lo rodean.

Pear tree
Gustav Klimt

jueves, 6 de octubre de 2011

Aunque




Aunque la higuera no florezca
ni en las vides haya frutos
aunque falte el producto del olivo,
Y los labrados no den
mantenimiento,
aunque las ovejas sean quitadas
de la majada,
Y no haya vacas en los corrales,
con todo, yo me alegraré
en Jehová,
me gozaré en el Dios
de mi salvación.
Jehová, el Señor es mi fortaleza;
Él me da pies como de ciervas,
y me hace caminar
por las alturas.
Habacuc 3:17, 18 y 19


Es verdad que este texto no está en el Libro de los Salmos. Sin embargo tiene todas las características de un Salmo.
No se dispone de mucha información en relación al profeta Habacuc, pero esta declaración de fe es realmente abrumadora. Se trata de la total seguridad y fe de un hombre, en los designios de Dios, en la sabiduría y los tiempos de Dios. 

El libro de Habacuc es el relato de un diálogo de confianza entre Dios y el profeta. Comienza con un tono de mucha queja. En cierto modo el profeta parece confrontar a Dios. Le dice, por ejemplo: "¿Hasta cuando, Jehová, gritaré sin que Tú escuches, y clamaré a causa de la violencia sin que Tú salves?" (Libro de Habacuc 1:2)

Pero el diálogo entre Dios y el profeta continua. Dios responde, y esa respuesta es tan contundente que termina con las dudas. El profeta no puede menos que cantar esta suprema alabanza a Dios, donde está diciendo: "Aunque ni siquiera tenga con qué alimentarme"
con todo, yo me alegraré
en Jehová,
me gozaré en el Dios
de mi salvación.

En este "Aunque", queda expresada la convicción profunda de que Dios, el Padre Eterno, sigue teniendo todo bajo su soberanía. Podemos descansar en su misericordia.


Calle en Auvers
Vincent Van Gogh



miércoles, 5 de octubre de 2011

Que se alegren



Que se alegren los que en Ti buscan refugio,
canten siempre de júbilo.
Tú proteges y llenas de alegría
a los que aman tu Nombre.
Salmo 5:11

El refugio más seguro, la fuente de vida y alegría: En Ti, Señor y Dios

este mismo verso en otra versión

Al otro lado del Arco Iris
Victoria Ruiz de Cortázar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...