sábado, 31 de marzo de 2012

Esperanza




Diré yo al Señor
Esperanza mía, y castillo mio;
Mi Dios, en quién confiaré.
Salmo 91: 2

El Salmo 91 es una conocida canción de confianza en Dios. Muchos cristianos alrededor del mundo, en los más diversos idiomas oran este salmo para declarar su fe, su confianza y su esperanza en Dios. 

El salmista es muy explicito en cuanto a los peligros y temores de los cuales Dios nos libra y nos protege. Pero es en este verso, Esperanza mía, y castillo mio; Mi Dios, en quién confiaré, en donde parece estar resumida toda la verdad del alma. La seguridad más intima queda sujeta a Mi Dios. Un Dios que permanece fiel; que escucha y responde; que es Padre Eterno; que nos acoge y nos brinda su amorosa protección.


pintura: Charles Courtney Curran

viernes, 30 de marzo de 2012

jueves, 29 de marzo de 2012

Buenas Noticias



No tendrá temor
de malas noticias;
su corazón está firme,
confiado en Jehová
Salmo 112: 7

El Salmo 112 hace un reconocimiento y elogia al hombre justo, cuyo corazón está dedicado a Dios. Comienza diciendo "Bienaventurado el hombre que teme a Jehová". 
Es "bienaventurado" o dichoso porque goza de las bendiciones de Dios; es alguien "clemente y misericordioso", que "gobierna sus asuntos con justicia".

Este verso "No tendrá temor de malas noticias" me ha llamado la atención porque tiene relación con aquellos temores del alma que pocas veces se expresan en palabras, pero que se instalan en la atmósfera de la convivencia diaria. En el lenguaje cotidiano lo llamamos "corazonada" o pre-sentimiento. Estas "corazonadas" nos terminan por invadir completamente y nos vuelven pesimistas, mal-humorados, porque "sabemos que algo malo, muy malo, va a ocurrir".

Cuando el "corazón está firme, confiado en Jehová" no hay lugar para el temor o las corazonadasnos sentimos seguros porque "sabemos que a los que a Dios aman, todas las cosas les ayudan a bien" (Apóstol San Pablo a los Romanos)


Imagen: Good News!
Jenny Nystrom

miércoles, 28 de marzo de 2012

Su Rostro



¡Buscad a Jehová y su poder;
buscad siempre Su Rostro!
Salmo 105: 4

El Salmo 105 es un llamado a la adoración a Dios, haciendo memoria de su fidelidad y recordando los hechos históricos maravillosos en la vida del pueblo de Israel.
Al leerlo hoy, podemos meditar en los hechos maravillosos de Dios en nuestra propia vida, mostrando su poder, su fidelidad y su misericordia.
Podemos recordar cuando la luz de su rostro ha iluminado nuestro camino y cuando su poder se ha manifestado, obrando a nuestro favor, en hechos que considerábamos imposibles.

¡Oh Señor, te busco a Tí hoy, para adorarte !

Dibujo de Ruth Mabee

martes, 27 de marzo de 2012

Aprobación



Por Jehová son ordenados
los pasos del hombre
y Él aprueba su camino
Salmo 37: 23

Este Salmo 37 tiene mucha relación con la enseñanza de Jesús. Es una invitación a descansar en la soberanía de Dios, que provee abundantemente para satisfacer las necesidades de sus hijos. Él se encarga de "ordenar" y de disponer todo lo necesario para el camino: los bienes materiales, la seguridad para no tropezar y también provee la Palabra que alimenta el espíritu.

Cuando podemos descansar en la bondad de Dios, entonces podemos estar seguros que Él aprueba nuestros pasos. Esa aprobación, en la práctica, se traduce en bendición.

¡Oh Señor, ordena nuestros pasos el día de hoy!

Imagen: del fotógrafo chileno Sergio Larraín

lunes, 26 de marzo de 2012

Engrandecido



¡Bendice, alma mía,
a Jehová!
Jehová, Dios mío,
mucho te has engrandecido;
te has vestido de gloria
y de magnificencia
Salmo 104: 1, 2


Breton Girl Praying
Edgar Maxence

domingo, 25 de marzo de 2012

sábado, 24 de marzo de 2012

La Bienaventuranza



¡Bendígate Jehová desde Sión,
y que veas el bien de Jerusalén
todos los días de tu vida
Salmo 128: 5


Bendígate Jehová desde Sión. Cualquier cristiano, Hijo de Dios, puede acceder a esta bendición, la bendición del Dios Eterno.
Además es una bendición específica: que veas el bien de Jerusalén, es la prosperidad de lo propio, del terruño; todos los días de tu vida, es desde ahora y para siempre. 
¿Puede haber mayor bendición que ser testigos, tener plena conciencia, de los dones de amor de nuestro Dios?  Él prospera nuestros asuntos cotidianos; provee de bienestar a los seres que amamos, a nuestra familia y completa nuestra íntima paz.


Esta es la bendición preparada para "todo aquel que teme a Jehová, que anda en sus caminos" (así comienza este Salmo).
-¿Quien lo garantiza?- La fidelidad eterna de Dios.


¡Oh Señor, Gracias por tus promesas de amor!

Dedico, especialmente, esta oración a Carolina y Guillermo
que hoy emprenden la vida como matrimonio.

pintura de Steve Hanks

viernes, 23 de marzo de 2012

Bendito



¡Bendito sea Dios,
que no echó de sí mi oración
ni de mí su misericordia!
Salmo 66: 20

No echó de sí mi oración ni de mi su  misericordia. Los días de temor, las horas de angustia ya han quedado atrás. El salmista reconoce la intervención de Dios Todopoderoso; no sólo es reconocimiento y alabanza también hay una expresión de profunda gratitud. El salmista dice ¡Bendito sea Dios!


Esta oración me recuerda aquella ocasión en que Jesús sanó a diez leprosos que le salieron al camino (Evangelio según San Lucas). De aquellos diez hombres, sólo uno regresó para dar las gracias.


¡Bendita sea la misericordia de Dios!


La madre enseña a rezar
Johan Georg Von Bremen



jueves, 22 de marzo de 2012

Urgencia



No me desampares, Jehová;
Dios mío, no te alejes de mí
Salmo 38: 21

Este salmo 38 es una oración de profundo arrepentimiento. El salmista se siente solo, enfermo   y lejos de Dios a causa de su pecado (un Salmo de David).

No me desampares... no te alejes. Sin duda estas exclamaciones son de alguien que ha confesado su pecado, ha mostrado su arrepentimiento y finalmente ha sentido el perdón de Dios. La comunión con Dios se ha restablecido, pero también queda la conciencia de cuán frágil es el lazo que nos mantiene unidos al Buen Padre Dios, a causa de nuestros errores.

Estos sentimientos de ansiedad y urgencia todos los hemos experimentado alguna vez y cuando se presentan, lo mejor será imitar la actitud del salmista, con la certeza de que Dios siempre escucha la súplica del alma.

imagen tomada de la web
desconozco el autor

miércoles, 21 de marzo de 2012

Gratitud



A Él clamé con mi boca
y fue exaltado con mi lengua.
Salmo 66: 17

A Él clamé con mi boca y fue exaltado con mi lengua. Esta expresión del salmista sugiere una doble acción: clamar y dar gracias. Sin embargo es muy difícil, diría imposible, pronunciar dos palabras al mismo tiempo. Pero podemos imaginar que el salmista, mientras clama y en voz alta expresa su ruego, "debajo de la lengua", o como se dice aquí en Chile, "en la punta de la lengua" tiene una palabra de exaltación, una frase de gratitud a Dios.
En otros términos, mientras el salmista emite su ruego, silenciosamente, en el corazón, ya está dando gracias a Dios por haberlo escuchado.

Cuando nos sentimos invadidos por la angustia, podemos hacer un esfuerzo supremo y elevar una plegaria, pidiendo la ayuda de Dios. Pero casi siempre lo hacemos como la gente de aquel pueblo que todos los días pedía que Dios enviara lluvia, pero nadie sacaba su paraguas, muchísimo menos daba gracias.

¡Oh Señor, enséñame a exaltarte!

"En el umbral de la eternidad"
Vincent Van Gogh

martes, 20 de marzo de 2012

Saltar de alegría





Mas los justos se alegrarán;
se gozarán delante de Dios
y saltarán de alegría.
Salmo 68: 3

Se gozarán delante de Dios y saltarán de alegría. Cuando somos liberados de nuestras aflicciones y congojas, el corazón se llena de gozo y alegría. Así como Dios cambia la noche en día, y una suave brisa barre las nubes, así también Dios puede llenarnos de un gozo tan pleno que el corazón salta de alegría. Una alegría incontenible, espontánea y sincera que brota del corazón confiado, que ha experimentado la libertad en el Señor.

Recientemente llevamos a mi gatita Alma al Veterinario. En la entrada de la consulta nos recibió la carita graciosa de una cocker spaniel (después  supimos que se llamaba Maggy). Cuando nos estábamos retirando, vimos que Maggy estaba saltando y ladrando alegremente, jugando con otro perro más grande. Lo sorprendente fue darnos cuenta que Maggy tenía sólo tres patas. Maggy tenía una historia de dolor pero había sido tratada, cuidada y acogida por el veterinario.

Muchos de nosotros hemos dejado atrás historias de dolor, sufrimiento, derrotas y fracasos. El inmenso amor de Dios nos sanó; recibimos perdón y fuimos acogidos como Hijos amados. Allí está el manantial del gozo que inunda el alma y nos hace vivir confiando en su misericordia.

¡Oh Señor, nuestro corazón salta de alegría 
y gratitud por Tu gran bondad!

Anna Pavlova 
John Lavery

lunes, 19 de marzo de 2012

¡Cantad!



¡Cantad a Dios, cantad!
¡Cantad a nuestro Rey, cantad!
Salmo 47: 6


¡Cantad a Dios, cantad! Este es un imperioso llamado a la adoración y la alabanza al Dios único y verdadero, que merece toda honra y gloria. Dios Rey del universo.
No hay requisito alguno, sólo cantar a Dios.


En estos día, al menos en Chile, han aparecido muchos programas de televisión al estilo "American Idol". Es frecuente ver allí, en los procesos de selección, aficionados al canto terriblemente desafinados, los que obviamente son eliminados de la competencia.


Para cantar a Dios no es requisito ser "afinado".  Lo verdaderamente importante es la voz del corazón. Es el alma que expresa la alabanza sincera y honesta. Podemos cantar en cada momento de la vida, en silencio o en voz alta; a solas, en familia o congregados; cantar  por lo que Dios es en si mismo y cantar por sus bondades, su protección y su inmenso amor de Padre eterno.


¡Cantad a nuestro Rey, cantad! 



pintura de Carl F. Heinrich Werner

domingo, 18 de marzo de 2012

Ser libre



Este pobre clamó, y lo oyó Jehová
y lo libró de todas sus angustias.
Salmo 34: 6

Este pobre clamó, y lo oyó Jehová. Es conmovedor este breve relato. Casi se podría escuchar aquella oración que era un grito de auxilio; un grito sencillo, natural, amargo, con pena y amargura; el grito de un pobre pero no menos poderoso en los cielos, porque el Señor lo escuchó.

Ser escuchado por Dios es ser librado; las cuerdas de angustia, soledad, amargura y dolor caen para dar paso al sentimiento de libertad. La oración es como un viento que disipa la niebla. No se necesitan palabras escogidas, elocuentes o aprendidas de memoria; basta la oración sencilla y sincera llena de confianza en Dios.

El salmista nos dice más adelante, en este mismo Salmo: "Gustad y ved que es bueno Jehová". En otras palabras, nos invita a experimentar la protección de Dios, es como si dijera: "-si no me creen, prueben ustedes mismos"


pintura de Fernando Botero
de la serie "Abu Ghraib"
esta serie se está exponiendo en estos días, en el
Museo de la Memoria - Santiago de Chile

sábado, 17 de marzo de 2012

El Guardador




No dará tu pie al resbaladero
ni se dormirá el que te guarda.
Por cierto, no se adormecerá
ni dormirá
el que guarda a Israel
Salmo 121: 3, 4


En la práctica diaria de la oración, nos dirigimos a Dios en términos de cercanía, confianza y familiaridad; esto mantiene nuestra fe viva. Pero en ocasiones, esa misma confianza, el hecho de hablarle con nuestras "cortas" palabras familiares, nos hace olvidar por un momento los santos atributos de Dios. 
La esencia de Dios es eternidad, santidad, poder infinito; su dominio es sobre todo el universo y merece toda gloria y honor. 
Da la impresión de que al salmista le sucedía algo similar a lo que comentábamos, cuando escribió estos versos. Pero sin duda es el Espíritu de Dios, el Espíritu de Verdad el que trae esta reflexión que parece trivial, pero que pone en perspectiva  la majestad de Dios.


No se dormirá el que te guarda. Somos nosotros quienes nos cansamos, la fatiga termina por adormecernos y por supuesto necesitamos dormir. Dios no. Puede parecer muy obvio, pero también es saludable recordar que Dios es muy distinto a nuestra naturaleza humana, finita y perecible.


Gracias sean dadas a Dios porque Él no necesita descanso, ni necesita dormir. Él siempre es.
Por eso el salmo 139 dice: ¡despierto y aun estoy contigo!


¡Oh Dios eterno! 
¡Tú eres nuestro fiel Guardador!




Ilustración de Jessie Willcox Smith

viernes, 16 de marzo de 2012

Torre fuerte



Porque Tú has sido mi refugio
y torre fuerte delante del enemigo.
Salmo 61: 3

Tú has sido mi refugio. Para el salmista,  Dios en si mismo es el refugio. Son palabras de alguien que ha experimentado la protección de Dios. Esa experiencia sin duda revitaliza la fe y se convierte en un canto de adoración. El temor da paso a una fe viva, que se nutre de la experiencia.

Torre fuerte delante del enemigo.  El enemigo tiene muchos rostros: son dudas, son inquietudes, son temores por amenazas reales o imaginarias, que en la soledad del alma comienzan a crecer y crecer. 
La protección de Dios es una verdadera torre, una fortaleza que se alza en medio de la angustia. Es el refugio donde podemos vivir protegidos, animados, confiados y seguros bajo la atenta mirada llena de bondad, de Dios Todopoderoso. 

¡Oh Señor, Tú eres nuestro refugio hoy!
¡Tú eres mi torre fuerte!

foto: Fuerte Niebla, Valdivia - Chile

jueves, 15 de marzo de 2012

Confiar y descansar



Por cuanto en mí ha puesto su
amor; yo también lo libraré;
lo pondré en alto, por cuanto
ha conocido mi nombre.
Me invocará y yo le responderé;
con él estaré yo en la angustia;
lo libraré y lo glorificaré.
Lo saciaré de larga vida
y le mostraré mi salvación
Salmo 91:  14, 15, 16


Este Salmo 91 es una hermosa oración de confianza en Dios. Con frecuencia es orado en momentos de inseguridad y peligro;  es rico en metáforas que hablan de cómo el alma encuentra refugio en Dios Todopoderoso. 

Por cuanto en mí ha puesto su amor... En estos versos finales, a modo de epílogo, se incluye la voz de Dios mismo, confirmando las palabras del propio salmista.


Es interesante notar que una persona de fe no está exenta de peligros o de enfermedad o de males. Pero Dios dice: Me invocará y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia.


Lo libraré y lo glorificaré. Lo saciaré de larga vida y le mostraré mi salvación. Todas estas promesas están reservadas para quienes han depositado su confianza, su fe, sus debilidades, sus imperfecciones y su esperanza en Dios. 
Sin duda Dios, el Buen Padre Dios, es generoso en misericordia, en dádivas de amor; nos viste de honra dándonos la calidad de Hijos amados.
Todo para quien "habita al abrigo del Altísimo" 




Foto: de Kevin Frayer - National Geographic
Afganistán. Un pastor solitario guía sus ovejas por un agujero en el muro de adobe.
Una escena de serenidad pastoril aun en medio de las graves dificultades, inseguridades y carencia de alimentos que se viven en esa región.


miércoles, 14 de marzo de 2012

En libertad



Nuestra alma escapó cual ave
del lazo de los cazadores;
se rompió el lazo
y escapamos nosotros.
Salmo 124: 7


Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores Los cazadores saben como cazar las aves, conocen sus puntos débiles. Algunas caen por curiosidad, otras seducidas por alguna golosina, también el hambre las hace caer. Una vez en la trampa, por muchos esfuerzos que haga el ave,  ya no podrá salir. 
El gran enemigo de nuestra alma también conoce nuestros puntos débiles y tiene sus métodos para entramparnos. Los peligros a que nos vemos enfrentados los creyentes no son imaginarios; los encontramos en la vida cotidiana y muchas veces tenemos que lamentar los estragos que causan en nuestro corazón.

Se rompió el lazo. Feliz  el pájaro que tiene un libertador y puede volver a volar. Así también el alma cuyo Señor la ha liberado. En el gran universo de Dios "cerca de sus altares" nuestra alma es libre y feliz, como una pequeña ave en libertad disfrutando de la bondad del Creador y Guardador.

¡El lazo del cazador ha sido roto - y nosotros hemos escapado! 


pintura: Frederick Carl Frieseke

martes, 13 de marzo de 2012

Los términos



Tú fijaste todos los términos
de la tierra;
el verano y el invierno
Tú los formaste
Salmo 74: 17

La grandeza y el genio creador de Dios  están retratados en cada detalle de la naturaleza. El cielo, la tierra y todo cuanto existe, desde lo minúsculo y oculto hasta lo grandioso y muy evidente; por todas partes están las marcas de profunda sabiduría y bondad de nuestro Dios, infinito en misericordia y poder.

La majestuosidad de las montañas y su tesoro mineral, el desierto misterioso y los glaciares eternos, todo perfectamente ordenado, cumpliendo sus ciclos sin cesar, nos proveen un hogar preparado desde el principio y hasta el término de nuestros días. 

El día y la noche, el verano y el invierno, la siembra y la cosecha; todos los ciclos vitales de las infinitas cadenas ecológicas existentes, se sostienen en la voluntad, la gracia y la sabiduría eterna de Dios.

¡Oh Señor, en ti descansa el diseño de la creación
también nuestra vida y sus términos!

Ilustración de Kate Greenaway

lunes, 12 de marzo de 2012

Esperanza




A causa del poder del enemigo
esperaré en Tí,
porque Dios es mi defensa
Salmo 59: 9

Muchísimas veces nos sentimos amenazados como el salmista en este verso. Un enemigo visible o invisible nos amedrenta y en el silencio del alma el temor crece y crece. 

Porque Dios es mi defensa. Cuando somos capaces de verbalizar nuestra esperanza en el poder infinito de nuestro Dios, podemos recuperar la confianza. Porque "el Dios de mi misericordia irá delante de mí"

Refugio
dibujo de Sue Nichols

domingo, 11 de marzo de 2012

En la enfermedad




Jehová lo sostendrá
en el lecho del dolor;
ablandará su cama
en la enfermedad
Salmo 41: 3

En este Salmo 41 nos encontramos con una persona gravemente enferma que ruega por la sanidad de su alma.

Jehová lo sostendrá... ablandará su cama. Me ha conmovido la ternura de estas palabras del salmista y la imagen que describe. El alma del enfermo es sostenida por los brazos eternos de Dios mismo; como blandas y  mullidas almohadas darán amoroso cuidado al enfermo.

Sin duda Dios se ocupa personalmente de sus hijos y en ocasiones, la enfermedad provee a quien la padece, un especial encuentro con el bendito Padre de Amor.

Ilustración de Jessie Willcox Smith

sábado, 10 de marzo de 2012

Compromiso de rectitud




Misericordia y justicia
cantaré;
a ti, Jehová, cantaré.
Entenderé el camino
de la perfección
cuando vengas a mí.
En la integridad de mi corazón
andaré en medio de mi casa
Salmo 101: 1, 2

Este Salmo 101 es la declaración de principios y el compromiso de un rey, tanto en su vida pública como al interior de su casa, frente a Dios. Es llamado "Salmo de las resoluciones piadosas"
Comienza con estos versos Misericordia y justicia cantaré ... y luego continua con una serie de resoluciones o compromisos de orden práctico, apegados a la Ley de Dios: En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa ...

Esta determinación muestra el espíritu de una persona que ama profundamente a Dios y desea vivir conforme a sus mandamientos, para agradar a Dios.

Sabemos que la Ley de Dios sólo fue cumplida íntegramente, por Jesús. Él nos enseñó un camino más perfecto aún para agradar a Dios; el Camino del perdón, el Camino del Amor. Este Camino, sin embargo, pasa por la cruz de Jesús. 

Vivir con sabiduría incluye una decisión, un compromiso y la determinación  de caminar, día a día, paso a paso, el camino de la cruz de Jesús, que es también obediencia y humildad. De este modo se entiende el principal mandamiento: "amarás al Señor Tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente" - y el segundo mandamiento "amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Evangelio según San Mateo). En estos dos mandamientos resumió Jesús toda la ley de Dios.

¡Oh Señor, enséñanos y ayúdanos a vivir bajo tu santa Ley!

detalle de una obra de Laura Knight

viernes, 9 de marzo de 2012

En sabiduría



Enséñame buen sentido
y sabiduría
porque tus mandamientos
he creído
Salmo 119: 66

Tus mandamientos he creído. Mandamientos, estatutos, preceptos, testimonios, juicios, camino, palabras, ordenanzas y promesas son sinónimos que el salmista usa para referirse a la Ley de Dios, a través de este extenso Salmo 119, que es precisamente un completo elogio a la Ley de Dios. Es admirable con cuánta persistencia, el salmista se aplica a la tarea de comprender la Ley de Dios. La aprende de memoria, la hace propia y ha puesto toda su confianza en ella.

Buen sentido y sabiduría. Es un hombre prudente y sabio el que pide ser adiestrado por el Señor del universo. "Porque Jehová da la sabiduría y de su boca proceden el conocimiento y la inteligencia" - libro de Proverbios

Lo más maravilloso de todo esto es que efectivamente, Dios en su infinita misericordia, concede y da buen sentido y sabiduría y  a quien la pide. El Apóstol Santiago dice: "Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada."


Girl reading
Gustav Adolph Hennig


jueves, 8 de marzo de 2012

Lavaré



Lavaré en inocencia mis manos,
y así, Jehová, andaré alrededor
de tu altar,
para exclamar
con voz de acción de gracias
y para contar todas tus maravillas.
Salmo 26: 6, 7


Ultramar
Concepción Balmes

miércoles, 7 de marzo de 2012

Integridad




Jehová,
¿quién habitará
en tu Tabernáculo?,
¿quién morará en tu monte santo?
Salmo 15: 1

Todo este salmo retrata la inquietud de alguien que desea sinceramente ser un digno Hijo de Dios.  Las preguntas ¿quién habitará en tu Tabernáculo?, ¿quién morará en tu monte santo? se responden en el mismo salmo: El que anda en integridad y hace justicia; el que habla verdad en su corazón...

Son instrucciones aparentemente sencillas, quizás impopulares, pero queda claro que no basta la pureza ritual (como era en tiempos del salmista).  Se requiere perseverancia y la plena conciencia de las limitaciones humanas. Pero por sobre todas las cosas se requiere un gran amor a Dios y la determinación de morar en su "monte santo". 

Bridge of Glory
Nicholas Roerich

martes, 6 de marzo de 2012

Celebración




Cantad a Jehová,
vosotros sus santos,
y celebrad la memoria
de su santidad.
Salmo 30: 4

El Señor nos ha santificado; a través de Jesucristo somos justificados y santificados, dispuestos y apartados para su 
honra y gloria. 


Celebrad. La celebración es una fiesta. Hay gozo, alegría, entusiasmo, música y manjares.
¿Cómo celebraremos a nuestro Dios?
Celebrad la memoria de su santidad. El atributo de Dios, quizás menos reconocido, es su santidad. Tener memoria de su santidad significará no olvidar que su esencia es la santidad, y que todos sus atributos son santos y perfectos. Celebraremos en especial su santo amor y su santa misericordia.


En este ejercicio de hacer memoria quedan incluidas todas las bendiciones, las que a diario recibimos de su mano: los delicados detalles de cada día, como la aurora, el pan en la mesa, el reposo reparador; y también los grandes eventos en nuestra vida, sus dádivas de amor y, por supuesto, sus respuestas a nuestras peticiones. 


¡Si, es tiempo de celebrar la memoria de su santidad!


pintura de John F. Francis





lunes, 5 de marzo de 2012

Un ruego




Jehová, no apartes de mí
tu misericordia;
tu misericordia y tu verdad
me guarden siempre
Salmo 40: 11

Este salmo 40 es un hermoso canto de esperanza y plena confianza en Dios. Comienza diciendo Pacientemente esperé a Jehová... y oyó mi clamor.

En el ruego:  tu misericordia y tu verdad me guarden siempre  hay sencillez de corazón. Misericordia y verdad le bastan al salmista para sentirse seguro y protegido. 
Es en la transparencia de la verdad donde se evidencia quien es quien. Por una parte lo humano y finito; por la otra lo divino y lo eterno. Luego, la gran misericordia de Dios es la que redime lo humano para acercarlo al corazón de Dios

Ya lo dice antes este mismo salmo: ¡Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza! 

¡Oh Señor, que tu misericordia y tu verdad
me guarden siempre!


Nenúfares y puente japones
Claude Monet

domingo, 4 de marzo de 2012

Todos



¡Pueblos todos,
batid las manos!
¡Aclamad a Dios
con voz de júbilo!
Salmo 47: 1

EL único y verdadero Dios es digo de la más completa y total alabanza. La alabanza jubilosa, el gozo y la alegría con la que se alaba a Dios es contagiosa, alcanzará a todas las naciones.

Me llama la atención la expresión batid las manos: en un sentido literal puede referirse a que la alabanza compromete todo el cuerpo, y la sonoridad de las manos completa y reafirma las voces de alegría. Pero en un sentido más amplio, la alabanza a Dios es pronunciada por nuestros hechos; no son sólo palabras, es la alegría de alabar a Dios con nuestras acciones.
Nuestro mayor ejemplo es Jesús, que todo cuanto hizo en su paso por la tierra, fue alabanza total y completa a Dios, el Padre eterno.

¡Oh Señor, enséñame a alabarte con mis manos!

Granny
Sandra Bierman


sábado, 3 de marzo de 2012

Quién lo hará?



¿Quién expresará las poderosas
obras de Jehová?
¿Quién contará sus alabanzas?
Salmo 106: 2

¿Quién expresará las poderosas obras de Jehová?. Quienes han puesto su confianza en Dios y han experimentado lo que eso significa, conocen su poder. Quienes se detienen a observar la maravillosa armonía de los paisajes naturales, sus procesos y su ritmo, así como el cambio de las estaciones, conocen el genio creador del Dios eterno. Quienes han ejercitado la fe pidiendo la intervención de Dios en sus vidas, conocen su maravillosa misericordia. Pero ¿Quien es digno de contar sus alabanzas?

Estoy convencida de que mientras más "conocemos" la grandeza, la santidad y el poder de Dios, más evidente es nuestra limitación para expresarla. Nuestras alabanzas y oraciones quedan atrapadas en las "pequeñas" palabras de nuestro lenguaje, se enredan en significados imprecisos e inadecuados que apenas podrían ser una sombra de la grandeza de nuestro Dios y Padre. Cuanta razón tiene esa voz que todavía resuena "¿qué es el hombre para que tengas de él memoria?"

La paradoja es que somos llamados a alabar a Dios. Por eso, una y otra vez en los salmos encontramos expresiones como ¡Alabad a Jehová, porque Él es bueno! tal como comienza este salmo 106. Por eso también, el salmista continua diciendo "acuérdate de mi, Jehová según tu benevolencia"

¡Oh Señor, recibe nuestra alabanza hoy!

"Allegory of Faith"
Moretto da Brescia, ca 1540



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...