martes, 28 de febrero de 2012

Limpio y puro



El temor de Jehová es limpio:
Permanece para siempre;
los juicios de Jehová son verdad:
todos justos
Deseables son más que el oro,
más que mucho oro refinado;
y dulces más que la miel,
la que destila del panal
Salmo 19: 9, 10


La ley de Dios es inalterable. Tiene el valor de lo eterno. Vale más que el oro, más que mucho oro refinado y al mismo tiempo es inmejorable. La ley de Dios es completa.


El salmista parece apropiarse de la Ley de Dios. En ella encuentra un tesoro invaluable, el más preciado y dulce bien. Estos mandamientos alegran el corazón con la alegría de la conciencia tranquila que está en paz y en comunión con Dios.

pintura de Henry Thomas Schafer

2 comentarios:

Francisco Mendez dijo...

La ley de Dios es única ley Completa, eterna--

Besos Clarissa

Clarissa Rodriguez dijo...

Francisco, que alegría tu visita!

Como dice el salmista:
"Mucha paz tienen los que aman Tu Ley, y no hay para ellos tropiezo"

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...